Felipe Carrillo Puerto.- Dignatarios mayas del Centro Ceremonial de la Cruz Parlante denunciaron la discriminación de la que han sido objeto por parte de la titular del Instituto para el Desarrollo de los Pueblos Mayas, Delta Moo Ariaga, a quienes por más de dos bimestres se les cortó todo tipo de apoyos que recibían del gobierno de Carlos Joaquín a través de esa dependencia.

El resador maya Silverio Pat Chan expresó que desde la creación de INMAYA han desconocido al Gran Consejo Maya, creado por este instituto, dado que los que lo integran actualmente, solamente se autonombraron y fuera de los estatutos que rigen los centros ceremoniales y por consenso de los verdaderos representantes mayas.

Agregó que existen cinco centros ceremoniales reconocidos en la zona centro del Estado, ubicadas en el municipio de Felipe Carrillo Puerto y uno en el municipio de Tulum, por lo que consideramos que este consejo no se debió integrar de unas cuantas personas, o mucho menos se realice a escondidas o a espaldas de las comunidades indígenas, tal como se ha dado y se sigue dando en este caso, señaló.

Señaló que “la titular del Instituto para del Desarrollo de los Pueblos Mayas (INMAYA), Delta Moo Arriaga, no debe de intervenir y mucho menos el gobierno del estado, en las cuestiones que le compete únicamente a la etnia maya ya que al hacerlos sólo se han encargado de generar divisionismo entre los integrantes de cada centro ceremonial al tomar partidos y  conveniencias personales”.

El entrevistado denunció públicamente que algunos dignatarios mayas cercanos al General Maya Don Isabel Sulub Cima se les ha castigado y discriminado por parte de INMAYA, ya que desde hace dos bimestres no les llega su compensación, situación que poco a poco va generando malestar entre sus propios compañeros.

“A pesar de que no nos llega nuestra compensación y despensas, nosotros seguimos realizando nuestras guardias, practicando nuestros usos y costumbres, ya que nosotros somos los guardianes de la Cruz por convicción y no por un apoyo que ahora se ha convertido en una miseria, vamos a dejar de hacer nuestros servicios a Dios”, finalizó.