Felipe Carrillo Puerto.- Molestos por el trato injusto que han tenido por parte del gobierno del estado y del hostigamiento por parte del Instituto para el Desarrollo del Pueblo Maya y las comunidades Indígenas, INMAYA de Quintana Roo,  poco más de 100 dignatarios se reunieron para levantar un documento para dar a conocer estos problemas que atraviesan en la entidad.

Reunidos en esa comunidad, los dignatarios dieron a conocer una serie de hostigamiento de los que han sido objetos por parte del Instituto para el Desarrollo del Pueblo Maya y las comunidades Indígenas, INMAYA, desde su creación ha generado divisionismo entre los dignatarios al aliarse a modo y a conveniencia con líderes que han buscado beneficios personales, dijeron.

Los dignatarios, en lengua maya, manifestaron su inconformidad ante sus compañeros y coincidieron en señalar que es lamentable que son sólo utilizados como adornos de campaña y después son olvidados por sus gobernantes; tal es el caso del gobernador Carlos Joaquín Gonzalez, quien prometió mejoramiento de vivienda, vivienda digna y mejores apoyos, de lo cual luego de casi 4 años no han visto nada, dijeron.

Entre los compromisos que se tomaron en esta reunión como parte de la exigencia al gobierno del estado que cumpla sus promesas y que signifique el trato hacia ellos, y por último exigieron la desaparición del INMAYA, y una investigación hacia las personas que la presiden, quienes han destruido las buenas relaciones entre los centros ceremoniales.

La reunión se llevó a cabo en la comunidad maya de Señor, en los patios de la iglesia Cristo Rey, de la Colonia San Olegario.