La PGR informó que, en conjunto con la Fiscalía Especializada en Materia de Derechos Humanos, obtuvo auto de formal prisión en contra de María Irene “N”, una ex agente judicial que participó en la tortura y secuestro en contra de la periodista Lydia Cacho.

Su detención se dio pese a que la implicada inició un amparo por el caso de tortura hacia la escritora, pero al ser considerado un delito grave no procede.

María Irene participó en diciembre de 2005 en el traslado de manera violenta tanto física como psicológica de la periodista y hoy se encuentra a disposición del Juzgado Segundo de Distrito de Material Penal en Quintana Roo.