“Una chela puede ser tan compleja como un vino”, afirma María Antonieta Carrión Torres, fundadora de Madrina casa cervecera.

Para conmemorar el Día de la Cerveza, Mar de Fondo conversó con una de las mujeres que está dando batalla en la industria.

Y es que para hablar de cerveza, no hay mejor persona que quien decidió dejar su antiguo estilo de vida para dedicarse a lo que realmente le gusta.

Si bien el país es el principal productor de esta bebida, existe un campo de oportunidad que no se ha explorado al 100%: el lado artesanal.

“Somos una industria muy nueva en México y lo que estamos buscando es nuestro propio corazón”, apunta la empresaria cervecera.

En el mundo de la cerveza no hay sólo clara y oscura… existen cientos de combinaciones que pueden derivar en una fantástica experiencia.

Te puede interesar: ¡Encuentran fábrica de cerveza más antigua del mundo!

Las casas productoras han probado con frutas y cereales distintos a la cebada e incluso hay una cerveza de chile.

El arte de beber y degustar una cerveza

Todo lo bueno lleva tiempo y María Antonieta lo sabe muy bien, ya que tras años como psicóloga, optó por cambiar de oficina, de profesión y de vida.

Lo mismo pasa con quien opta por aventurarse a descubrir el mundo de la cerveza, más allá de la oferta masiva.

Por lo que la experta aconseja probar, abrir el paladar a nuevos sabores e ir vislumbrando los que más te agraden.

Lo primero que debes saber es que se sirve en una copa o vaso de cristal para apreciar su color y evitar que el Co2 del plástico te empanzone.

Y aunque se acostumbra beber las cervezas frías (heladas, muertas), no todas necesitan estar a esa temperatura, lo mejor es ver la recomendación de la etiqueta.

Después, tómate el tiempo de olerla, descubrir sus aromas, incluso te podría sorprender que estos mismos puedan evocar algunos recuerdos.

“El olfato tiene que ver mucho con la memoria, por ejemplo, si estás acostumbrado a estar en la central de abastos, vas a ser sensible al aroma de frutas, hierbas”, dijo.

Luego, puedes probar con dar un pequeño trago para enjuagar tu paladar, una vez hecho esto, puedes realmente comenzar a saborear tu chela.

¿Alguna vez has degustado de este modo una cerveza?

Sigue leyendo: Mitos y verdades acerca de la cerveza