La mutilación genital femenina está disminuyendo, pero no lo suficientemente rápido. De continuar con esta práctica, para 2030 se habrían mutilado a 68 millones de niñas en todo el mundo.