Bien dicen que: “cuentas claras, amistades largas”, sin embargo, estas no los afectan a ellos sino a nosotros.