De acuerdo con una investigación por el portal noticioso Quartz, la compañía petrolera Pemex se ha encargado de destruir la zona de manglares protegidos, en donde el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, decidió la construcción de la refinería Dos Bocas.

Las imágenes satelitales describen un paisaje arrasado por la ambición de un proyecto que costará 8 mil millones de dólares.

La refinería tendrá lugar en el estado de Tabasco y ha costado la destrucción de un árbol atesorado por conservacionistas y de vital importancia para combatir el cambio climático.

Incluso, las franjas de la jungla incluidas algunas decenas de hectáreas de manglar fueron retiradas por una empresa externa en julio del 2018, poco después de que AMLO anunciara la autorización del proyecto.

Antes

Ahora

Hasta nueve años de prisión para los responsables de la deforestación si una inspección del sitio confirma que se han reducido más manglares, y multas adicionales por separado e incluso el permiso de construcción podría ser retirado, de acuerdo con el presidente del Centro Mexicano para el Derecho Ambiental, Gustavo Alanis-Ortega.