El pasado miércoles se dio a conocer la noticia de que un interno del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal se quitó la vida dentro de su celda la madrugada, sin embargo la Secretaría de Seguridad Pública del estado informó en un comunicado horas más tarde que la tentativa no tuvo “un fatal desenlace”.

Se especuló que el interno de nombre Gregorio Vázquez, quien cumple una pena de 25 años por violación, fue encontrado por sus compañeros, colgado con una cuerda en los barrotes. También se divulgó que presuntamente debía dinero recaudado por el cobro del uso de teléfono y por lo cual recibiría un castigo.

Incluso circuló en medios locales que el cuerpo sería trasladado al Hospital General de Chetumal por ordenes del director del Cereso, sin embargo horas más tarde un comunicado de la institución señaló que el suicidio era falso.

El comunicado enfatiza que la rápida reacción del personal y de los internos hizo posible evitar un final fatal y que derivado de la tentativa se reforzarán los mecanismos de prevención y atención.