Ámérica Latina ha aprendido a vivir con desigualdad; México se encuentra entre los países con los más altos índices.