La pandemia no sólo ha resaltado la desigualdad de género en México, también la nueva normalidad del sector educativo, pues el regreso de clases sólo incrementó el trabajo de las mujeres en el hogar.

Entre que sí y no, la educación a distancia que tuvo inicio a finales de agosto en el país, sentenció el trabajo de las mujeres en el hogar.

Por si fuera poco, las mujeres madres ahora tienen que trabajar desde la modalidad home office, atender las necesidades del hogar y ayudar con las clases a distancia de sus hijos, triplicando la jornada laboral.

Desigualdad de género se intensifica

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en nuestro país las mujeres dedican 25 horas a la semana a atender a los niños y niñas en el hogar, mientras que los hombres dedican tan solo 6.

Para preparar y servir alimentos, ellas dedican 9.1 horas y ellos, tan solo 1.38. Para otras labores como la limpieza, las mujeres dedican 7.47 horas contra 1.37.

En total, ellas dedican más de 40 horas a la semana a tareas del hogar no remuneradas, mientras que ellos apenas 9 horas.

desigualdad-de-género-regreso-a-clases

Trabajan hasta triple jornada laboral

Además de las labores del hogar y los cuidados, las mujeres deben de cumplir con las labores fuera del hogar.

Por eso decimos que las mujeres enfrentan dobles o hasta triples jornadas laborales, pues a diferencia de los hombres, que solo cumplen con una jornada laboral.

Durante la contingencia sanitaria, las mujeres deben cumplir con el horario laboral, la carga del hogar y sumarle ser maestra de los pequeños. Así como atender a la familia de tiempo completo.

Al inicio del confinamiento, se podía trabajar a distancia -dependiendo de los trabajos- pero con el semáforo naranja o amarillo en varios estados, muchas de ellas deben regresar a cumplir en las oficinas o áreas de trabajo.

Pero ¿qué pasa con los niños y niñas si las escuelas y guarderías todavía permanecen cerradas?

Las opciones se vuelven complicadas. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH), el 28.7% de las cabezas de los hogares mexicanos, era una mujer. Seguramente hoy son más.

Sin duda, las mujeres viven una vez más una muestra de la desigualdad que existe en el país.

El país necesita respaldarlas a través de políticas integrales que tomen en cuenta los factores que las han puesto en nuevas desventajas durante la contingencia.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: NO, NO ES UNA LUCHA DE MUJERES CONTRA HOMBRES…