La deserción escolar en México es un problema serio, pues al menos tres millones de alumnos mexicanos han pausado o abandonado sus estudios debido a la pandemia de COVID-19.

Cuando inició la cuarentena en el país, el ciclo escolar 2019-2020 llevaba 75% de avance, sin embargo, el confinamiento obligó a que más de 36 millones de estudiantes abandonaran las aulas para protegerse.

Con casi seis meses con los pupitres vacíos y sin fecha exacta para el regreso presencial, millones de alumnos, padres y maestros se adaptan a las clases a distancia. 

Deserción escolar en México

La pandemia de coronavirus ha causado gran deserción escolar en el país; tres millones de jóvenes tuvieron que abandonar la escuela y que se suman a los 4.1 millones que ya estaban fuera del sistema educativo.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) difundidos en agosto, la deserción en el ciclo escolar 2019-2020 para nivel básico alcanzó el 10% de la matrícula.

Lo que significa que dos millones 525 mil 330 alumnos de preescolar, primaria y secundaria abandonaron sus estudios durante la contingencia sanitaria.

Además, 305 mil 89 universitarios, equivalente a 8% de la matrícula de ese nivel educativo, tampoco continuarán sus estudios.

Pese a los esfuerzos del gobierno para salvar el ciclo escolar con “Aprende en Casa”, que permite continuar con los estudios a través de la televisión, la radio, libros de texto y el contacto virtual entre alumnos y maestros, la realidad es que esta modalidad no es para todos.

Menos de la mitad de los hogares mexicanos cuenta con una computadora, es decir, el 44.4%, mientras que solo el 56.4% tiene conexión a internet.

La situación empeora en las comunidades, donde ocho de cada diez casas no cuenta no con computadora ni internet.

Luchan contra la deserción escolar

Cientos de millones de niños enfrentan problemas por seguir con sus estudios a distancia, pues no todos cuentan con los recursos necesarios para conseguirlo.

Sin embargo, el gran corazón de muchos mexicanos está impulsado a más estudiantes de diferentes niveles educativos a continuar sus estudios en línea.

Por ejemplo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) prestará tabletas y servicio de cómputo para estudiantes que lo necesiten y así evitar la deserción escolar por falta de acceso a internet.

También hemos observado que en la zona maya de Quintana Roo, empresarios han ofrecido espacios dentro de sus negocios para quienes carecen de servicio de internet puedan seguir aprendiendo sin excusa alguna.

Otro caso, es el de una joven yucateca de 22 años, que compartió en redes sociales un cartel en donde ofrece internet de forma gratuita a estudiantes de la localidad de Chocholá, Yucatán. ¡Qué gesto!

La educación de muchos niños con escasos recursos está siendo posible por grandes gestos como personas que, sin recibir algo a cambio, ayudan a los que más necesitan.

Si conoces a alguien que necesite ayuda con sus clases a distancia o no cuente con los recursos para pagar su internet, puedes ayudar de forma tan sencilla como abrir tu internet para que quienes lo necesiten puedan hacer uso de el.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: EDUCACIÓN A DISTANCIA EN LA ZONA MAYA: EL 40% NO CUENTA CON TELEVISIÓN O SEÑAL TELEFÓNICA