Científicos estadounidenses de la Universidad de Harvard y del Instituto Tecnológico Massachusetts (MIT) han creado píldoras de insulina para diabéticos tipo 2.

La cápsula contiene una microscópica aguja que descarga su contenido en la pared estomacal; al actuar en esta zona, se propaga más rápido en el organismo que con una inyección subcutánea. Posteriormente, el dispositivo es excretado sin causar daño alguno al sistema digestivo.

Además de que podrían sustituir a las inyecciones, estas píldoras pueden adaptarse para suministrar otros fármacos.

El artículo sobre la investigación fue publicado por la revista Science.

Fuente: www.jornada.com.mx