Aunque ahora parece algo muy normal, hubo un tiempo en que las mujeres tenían prohibido votar y ser participes de las decisiones políticas. En el caso de México, el derecho al voto de la mujer comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto, quedó establecido que: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

El 17 de octubre de 1953, el Presidente Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena. Y para el 3 de julio de 1955, las mujeres en México sufragaron por primera vez en una elección federal.

Como resultado de esa jornda 4 nombres se sumaron a la lista de las mujeres diputadas: Margarita García Flores, Marcelina Galindo Arce, Guadalupe Urzúa Flores y Remedios Ezeta Uribe. 

Y fue hasta 1979 que México tuvo a la primera gobernadora estatal (de Colima), Griselda Álvarez.

TE PUEDE INTERESAR: GRISELDA ÁLVAREZ LA PRIMERA GOBERNADORA DE MÉXICO

Los antecedentes y la lucha por la igualdad

Olympe de Gouges en Francia y Mary Wollstonecraft de Inglaterra, fueron quienes por primera vez hablaron sobre la necesidad de que mujeres y hombres fueran tratados por igual.

Sus ideas hicieron eco en otros países e inspiraron a otras mujeres a exigir su derecho a la ciudadanía, libertad y justicia.

En México, Laureana Wright fue impulsora de la igualdad entre mujeres y hombres durante la Revolución.

Para hacerse escuchar, creó una revista llamada Violetas del Anáhuac, la hizo con la ilusión de motivar a otras mexicanas a participar en la vida pública de aquella época. 

De esta revista nacieron otros periódicos donde las mujeres mexicanas siguieron expresando su voz, e intercambiando ideas a favor de la igualdad.

En 1923 las mujeres votaron por primera vez, aunque sólo pudieron hacerlo quienes vivían en Yucatán.

Beatriz Peniche Barrera, Elvia Carrillo Puerto y Raquel Dzib Ciseron se convirtieron en las primeras mujeres en la historia de México, en ser elegidas por las personas para redactar leyes. 

El derecho de las mujeres a votar ser votadas significó el reconocimiento a la igualdad en la participación política. A partir de entonces ha continuado la lucha de las mujeres por sus derechos a participar en la toma de decisiones del país.

SIGUE LEYENDO: CANSADAS DE LA VIOLENCIA FEMINICIDA MUJERES TOMAN LAS CALLES DE CANCÚN