En las últimas semanas, el mundo ha puesto la mira en los países asiáticos tras el nacimiento de una nueva enfermedad en Wuhan, el coronavirus.  Hoy se gira a México por la llegada del deportista mexicano que se alojaba en la comunidad de Dalián, al norte de Wuhan.

Rodrigo Ibarra, exportero de los Pioneros de Cancún, partió desde diciembre del año pasado buscando una oportunidad en la Segunda División de China, y después de dos semanas intentado salir de la ciudad tras el brote, por fin llegó a México.

El intento de regresar a casa fue imposibilitado cuando la única vía Japón-Estados Unidos fue cancelada, pues Estados Unidos cerró sus fronteras evitando el ingreso de extranjeros.

Fue hasta que la diputada de Quintana Roo, Iris Mora, ayudó y facilitó el traslado poniendo 300 dólares de su bolsillo para que el cancunense pudiera regresar a casa.

Después de las pruebas protocolarias y no presentar síntomas ni signos del coronavirus, el deportista regresó con sus familiares y amigos en Cancún.

Cabe mencionar que Rodrigo ha participado con el Inter Playa del Carmen, Bravos de Nuevo Laredo y Pioneros de Cancún, además de probar suerte con los Bandits en Belice.