Los mexicanos no acuden a realizar la denuncia cuando son víctimas de un delito, principalmente por causas atribuidas a la autoridad.