José María Morelos.-  El programa “Sembrando Vida” que apuntala ser un programa de gran impacto que mueva la economía de las zonas rurales y paralelamente empuje hacia la recuperación de la masa forestal, está teniendo incongruencias e inconsistencias, como el no ver suficientes superficies reforestadas, comentó Rigoberto García Trujillo.

“El programa este que metieron de Sembrando Vida es una lástima porque están también desorientada la gente, ya se terminó el periodo de lluvias y yo no veo sembrado nada, ni caoba, ni cedro ni ciricote, no sé qué va a pasar más adelante”, dijo.

Mencionó que, en días pasados, una mujer se quejó de haber sido arbitrariamente expulsada del programa bajo falsos argumentos por los responsables que supuestamente exigen “mochadas”, mientras que los técnicos no realizan verificaciones físicas en campo, el programa en la zona maya no esté resultando.