Con la reintroducción del demonio de Tasmania se espera controlar las poblaciones de gatos salvajes y salvar a muchas especies en peligro.

Sigue leyendo: ¡Ahora cae hielo sobre Australia!