La aerolínea estadounidense Delta es una de las más afectadas por la quiebra de Latam y Aeroméxico, en el segundo trimestre del año registró una pérdida neta de 2,800 millones de dólares (4.43 dólares por acción), según la cuenta de los resultados de la compañía.

Delta había apostado por su expansión en Latinoamérica, el impacto por su inversión en Latam fue de 1,100 millones y para Aeroméxico fue de 770 millones.

Lo que se traduce en que los ingresos por pasajero de Delta cayeron un 94%, su tráfico se redujo un 93% y la capacidad ofertada fue un 85% menor.

La aerolínea con sede en Atlanta recogió una pérdida por acción de 9.83 dólares en los primeros seis meses del año, en comparación con los 3.30 dólares de ganancia que obtuvo en el mismo periodo de 2019.

La compañía relaciona directamente sus resultados con el impacto de la pandemia, pues redujo su actividad cerca de un 95%.