A pesar de haber sido denunciado ante la PROFEPA en septiembre del 2018, la empresa con razón social TAGEPA S.A de C.V, mejor conocida como Dolphinaris, es nuevamente señalada y denunciada de maltratar a los delfines que se encuentran en el santuario.

Primera denuncia

En 2018, se le acusaba de incumplir con los tamaños y rebasar el tiempo de separo entre una madre y una cría, que suponen fueron más de tres meses, además de realizar malas prácticas turísticas.

Otra denuncia

Un año después, la empresa fue nuevamente denunciada por la misma situación, por tener en una bolsa azul con poca profundidad a una hembra embarazada de la especie tursiops, y también por contar con un espacio muy reducido e inadecuado para tantos ejemplares.

Sin mencionar el grave daño físico que muchos delfines presentan.