Más que causas históricas, los intereses son las razones que nos mueven para recuperar el territorio que nos pertenece.