Los inspectores de Vida Silvestre del puerto de Miami decomisaron alrededor de 635 kilos de aleta de tiburón, autoridades estiman que el valor comercial oscila entre 700 y un millón de dólares.

De acuerdo con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, se confiscaron 18 cajas de aletas secas, se cree que provinieron de América del Sur y probablemente con destino a Asia.

Cada año, lamentablemente decenas de millones de tiburones son asesinados por pescadores ilegales para la compra-venta de las aletas, debido a que la sopa de aleta de tiburón es considerada un manjar chino.