¿Cuántas propiedades tenía Borge al salir del poder? ¿Cuánto nos costó? ¿En cuánto se vendieron? Seguimos mareados entre números, cifras y enojo.