Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la compra de armas y material bélico incrementó un 40%.