Ante la propuesta impulsada por los diputados de Morena de que la supervisión, el manejo y control de los puertos y el comercio marítimo del país quede a cargo de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), la Cámara de Diputados se encuentra en el proceso de análisis, ya que dejaría de ser de ámbito social y pasaría a uno militar.

La iniciativa no ha sido bien recibida, principalmente por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por lo que sea ha generando mucha controversia al respecto y estamos seguros que más de uno que no sepa mucho sobre el tema se ha de estar preguntando ¿por qué tanta negatividad al respecto? ¿cuáles son los riegos y en qué nos afecta?

Primero comenzaremos analizando lo que se comercializa por el mar

México es uno de los principales centros de comercio marítimo en América Latina; cuenta con 38 puertos y no solo son utilizados con fines comerciales sino también turísticos.

¿Sabías que más del 80% del comercio en el mundo es realizado por este medio? Alimentos, medicamentos, automóviles y ropa tan solo son un ejemplo de lo que arriba a los puertos.

Los posibles cambios…

Se pretende que con esta iniciativa todo lo que actualmente le compete a la SCT se traslade a la SEMAR, modificando así artículos, en particular de dos leyes como la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley de Navegación y Comercios Marítimos.

Ventajas y desventajas

La iniciativa pretende eliminar la “duplicidad de funciones y desperdicio de recursos”, así como mayor seguridad portuaria, protección del medio ambiente

Por otro lado, según un estudio entregado a legisladores de oposición, estas modificaciones podrían traer diversos efectos negativos como que el comercio se torne lento, debido a la limitada estructura militar, además, las reglas de operación tendrían que volver a modificarse.

Aprobación

Se pretende que la reforma sea aprobada en este mes de diciembre, empero el diputado Mario Delgado dio a conocer que se continúa revisando el dictamen.

Mientras tanto, los diputados que se oponen, así como varias organizaciones civiles opinan que lo principal es analizar el alcance y las posibles consecuencias y para ello se ha planteado un “parlamento abierto” el cual consiste en realizar foros con especialistas que realicen aportaciones y que sean tomadas en cuenta por los legisladores.

¿Qué opinas al respecto?