Este martes 29 de junio arribó el primer crucero a Mahahual, luego de 15 meses de haberse interrumpido este tipo de turismo, debido a la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, la reanudación de esta industria se ve amenazada por manchones de sargazo que afectan el principal atractivo del puerto: sus playas color turquesa.

A pesar de la situación que se vive, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) asegura tener la situación bajo control.

Te puede interesar: Aumenta el sargazo en el Mar Caribe y Atlántico

Ante el panorama, empresarios de la región han mostrado su preocupación ante lo que califican como un “desastre natural”.

David Martínez, habitante de la zona sur y miembro de guardianes Lagunares de Bacalar, otro de los sitios que abarca la Gran Costa Maya, dijo a Mar de Fondo que se teme que se esté “aprovechando” la situación.

“Están dejando que el problema se haga mas grande para echar mano de los recursos para desastres naturales”.

Aunque lo único que están ocasionando es que las algas pardas se descompongan y generen mayores afectaciones al medio ambiente, como la interferencia en la anidación de tortugas.

“Hay muchísimo olor, esta bien feo desde que llegas. Eso también afecta la imagen”, añadió.

Regresa crucero a Mahahual

El crucero que arribó a Mahahual pertenece a la empresa Royal Caribbean, la primera en reactivar sus viajes en las aguas caribeñas.

Se trata del Celebrity Edge, un navío con 1,100 pasajeros, todos vacunados, que arribó a la Gran Costa Maya que incluye Bacalar, Chetumal y Mahahual.

Este barco se convierte en el primer crucero que zarpó de Estados Unidos; su itinerario contempla siete noches con escala en Las Bahamas.

Gran Costa Maya fue la primera parada que hizo desde su salida de Port Everglades en Fort Lauderdale, Florida.

El recibimiento dentro de Costa Maya se desarrolló a capacitad reducida para cumplir con los protocolos sanitarios por la pandemia.

Te puede interesar: Regresan los cruceros a Cozumel en plena ola de COVID-19