A raíz de una tarea escolar teniendo como objetivo el ofrecer una solución a problemas como el acoso o abuso contra mujeres, estudiantes de la Facultad de Contaduría de la Universidad de Yucatán crearon “violeta”, un gas hecho a base de chile habanero.

Conscientes de los casos de acoso sexual a lo largo del país, utilizaron para su producción productos endémicos de la región: cebolla y el picante chile habanero, obteniendo una reacción y sensación que en sus palabras: “funciona como si estuvieras cortando una cebolla, causando irritación, comezón en los ojos, impidiendo que se puedan abrir…el efecto dura de 10 a 15 minutos”.

Estos emprendedores no dieron detalles sobre la futura comercialización  del producto.

Cabe mencionar, que ni en el Código Penal Federal, como en el de la CDMX, no se señala que el uso de gas pimienta, o violeta, en este caso, esté prohibido, aunque sí menciona agravantes en caso de portación de lo que podría ser considerado como un arma blanca.