El líder norcoreano Kim Jong-un, asegura que los perros en Pyongyang representan la “decadencia occidental” y ordenó confiscar todos caninos domésticos de la capital coreana.

Jong-un emitió la directiva en julio para llevarse a las mascotas, convencido de que los animales son “parte de una tendencia ‘contaminada’ por la ideología burguesa”, aseguró una fuente anónima al periódico surcoreano Chosun Ilbo.

Hasta el momento, las autoridades han comenzado a localizar las viviendas con perros de compañía y están obligando a sus dueños a entregarlos.

La medida del gobernó de Corea del Norte se cree que forma parte de un plan en el que los perros confiscados servirán para el consumo humano, pues en el país escasean los alimentos.

Cabe mencionar que en abril, el líder norcoreano fue sometido de emergencia a una cirugía cardiovascular, en la que se rumoraba que había fallecido o permanecería en estado vegetativo.

¿Entregarías a tu mascota?

 

Te recomendamos: Brad Hunter: acosador que viaja por el mundo