José María Morelos.- Familias que habían quedado incomunicadas en la comunidad de Lagartos, una de las que continúan inundándose por el agua que recala de otras partes de la península, fueron rescatadas y trasladadas a la cabecera municipal para una mejor atención.

Una brigada de servidores públicos de las áreas de Protección Civil y Oficialía Mayor acudió hasta el poblado para trasladar a once personas entre ellas niños y jóvenes de entre 3 y 15 años, así como a una embarazada con cinco meses de gestación y abuelitos de la tercera edad, quienes finalmente accedieron a la ayuda enviada por la edil morelense para salvaguardar sus vidas.

Luego de una verdadera aventura por cerca de 800 metros de un paso agua, cuya profundidad por tramos superó los dos metros con veinte centímetros, los equipos de rescate trasladaron a los afectados a bordo de kayacs, que la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo facilitó, y una balsa improvisada con bidones que los mismos pobladores fabricaron, la madrugada de este lunes se concretó el rescate de estas familias, llegaron con bien y se establecieron en casas de familiares en la cabecera municipal.