Como consecuencia del encierro derivado de la pandemia de COVID-19, el estrés de las personas aumentó y con ello el consumo de alcohol.

La pandemia del coronavirus obligó a que la población mundial permaneciera confinada y realizará cuarentenas para evitar la propagación del virus SARS-CoV-2.

Consumo de alcohol

Un estudio publicado en el American Journal of Drug and Alcohol Abuse reveló que el consumo nocivo de alcohol entre los adultos aumentó cuánto más tiempo pasaban encerrados en casa.

La investigación se basa en una encuesta en línea de realizada por 1,982 personas mayores de 18 años.

Entre los resultados se observa que las probabilidades de consumo excesivo de alcohol entre los bebedores compulsivos, que son aquellos que, en dos horas, consumieron cinco o más bebidas para los hombres y cuatro o más para las mujeres, aumentaron 19% por cada semana de encierro.

Los expertos aseguran que las probabilidades de tener una mayor ingesta de alcohol en general para los bebedores compulsivos era más del doble que las personas que no bebían en exceso.

consumo-de-alcohol-encierro

Ingesta peligrosa

La investigación realizada por expertos la Facultad de Salúd Pública del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texa destacó que, durante la cuarentena, los bebedores compulsivos consumieron en promedio, cuatro tragos por ocasión. Esto en compración con dos tragos entre los bebedores no compulsivos.

Además, según el estudio, los participantes que bebieron a niveles dañinos durante la pandemia fue de siete bebidas como máximo en una ocasión, esto comparado con las dos por sesión para aquellos que consumidores.

En promedio, los encuestados habían estado encerrados durante cuatro semanas y pasaban 21 horas al día en casa, y la mayoría (71%) no trabajaba.

Cabe mencionar que este estudio es el primero en resaltar la relación entre el consumo peligroso de alcohol y el estrés vital que es desencadenado por la pandemia de COVID-19.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: GOOGLE CREA APP QUE SE CONTROLA CON LA VISTA