La construcción de un cuarto muelle de cruceros en Cozumel está dañando los corales con el anclaje de la plataforma improvisada para la perforación del suelo marino.

Guadalupe Álvarez Chulim, presidenta del grupo ambientalista Cielo, Mar y Tierra (Citymar), comentó que dicho muelle debe construirse a un costado del Puerto de Abrigo (Blanco) y no a un costado del muelle de carga como se está realizando.

La ambientalista argumentó que “el permiso para el muelle sí existe pero es en el Puerto de Abrigo, no en esa área, nada más que a esa área les gustó a ellos. No es lo que a mí me guste. Ese permiso se dio desde la épica del ex gobernador Roberto Borge”.

También añadió que en el lugar donde se realizan las tomas de muestras de mecánica del suelo habitan colonias de peces y corales “cerebro” y “lechuga”, como coloquialmente se les conoce, siendo parte de una hilera coralina que se está reponiendo.

Cabe mencionar que en caso de que se edifique el muelle en esa zona, que además es una playa pública, los cozumeleños perderán el derecho de disfrutar de esa área.