José María Morelos.- El ruedo artesanal consta principalmente de huano y madera endémicos de la región, ayudados de clavos, sogas y cabillas que durante más de una semana soporta a cientos de personas.

Normalmente esta estructura es construida en dos días por palqueros que se meten de lleno en hacerla, pero otros lo inician una semana antes porque lo van realizando pausadamente.

La realización del palco se inicia escarbando 9 hoyos de aproximadamente 60 a 80 centímetros, para que los postes o vigas de madera se introduzcan, que serán lo que soportará la estructura.

Posteriormente se inicia la colocación de otras maderas principales para elaborar tres niveles que tendrá la parte superior, dónde se le colocan los tablones que sostendrán a las personas con sus sillas.

Un dato interesante es que un solo palco puede soportar hasta 60 personas solo en la parte superior; en el caso del ruedo artesanal de la Expomor son 53 palqueros o socios, o sea solo en la parte superior puede soportar poco más de 3 mil personas, sin contar la parte inferior donde también se colocan más sillas para que guste el público.

El palco normalmente es cubierto de huano, junto con el techo; sin embargo, algunos ahora han sustituido el huano con lonas, pues se les hace más fácil colocarlas y retirarlas.

La realización de este ruedo artesanal para muchas familias ha pasado de generación en generación; tal es el caso de la familia Varguez, quién ahora el señor Gumer Varguez realiza su palco que fue heredado por su papá, y que heredará a su hijo quien lo ayuda hasta el día de hoy.

Muchos pensarán que año con año se talan árboles para realizar un palco, pero no es así, pues existen palqueros que incluso han tenido al cuidado su madera por 30 años que ellos mismos cortaron en la selva y que a la fecha aún continúan utilizando.