Durante los últimos tres años, la comunidad menonita ha devastado más de 3 mil hectáreas de selva en Quintana Roo para sus actividades de ganadería y cultivo.

Hace 25 años que se asentaron en el estado, y se han adueñado de gran parte del territorio, en su mayoría predios forestales fuera del desarrollo urbano.

El titular de la Procuraduría de Protección al Ambiente, Miguel Nadal, señala que al menos el 80% de estas tierras devastadas se encuentran bajo procedimientos administrativos en espera de las sanciones correspondientes y, a su vez, están realizando acercamientos con los menonitas para evitar futuros daños a la selva quintanarroense. 

Así mismo, la Profepa realiza un estudio para determinar las especies que han sido afectadas por este ecocidio menonita, para luego trabajar en su reposición.