Como respuesta al poco apoyo por parte de la Guardia Nacional, del gobierno federal y estatal, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PF) de Guerrero tomó la decisión de entrenar a 19 menores de edad de entre 6 y 16 años para que puedan defenderse y no sean víctimas del grupo criminal Los Ardillos, quienes hace seis días asesinaron a 10 personas pertenecientes a la comunidad de Alcozacán. 

Los 19 niños fueron presentados al medio día del 22 de enero; portaban armas, el uniforme de la Policía Comunitaria y fueron los encargados de encabezar la marcha en la que participaron alrededor de dos mil personas, entre ellas familiares de los asesinados.

La marcha culminó en el punto donde desde hace 6 días han decidido realizar un bloqueo y se realizó la lectura de un documento que contiene 29 demandas que ha sido presentadas desde el año pasado sin respuesta alguna.

El consejero de la CRAC-PF informó que no tuvieron otra alternativa para defender a sus niños y comunidad, debido a que el gobierno no tiene la capacidad, ni el interés de defender a los pueblos indígenas de los grupos delictivos que los han estado intimidando por años.

Afirmaron que el bloqueo no será levantado hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador del estado se presenten. Además, negaron que todo se tratase de un accidente como las autoridades en un principio informaron, ya que, de los 5 cuerpos que hasta el momento han sido entregados a sus familiares a más de uno se encontró decapitado y mutilado.