El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está en negociaciones con Estados Unidos para la compra de armas para el ejército.

La noticia ha sido dada a conocer, luego de que se supo que el fabricante Sig Sauer Inc solicitó la aprobación de Estados Unidos para vender rifles de asalto automáticos.

Se trata de armamento valuado en millones de dólares que serán para las fuerzas armadas de México, como parte de un acuerdo para modernizar al ejército del país.

El Congreso de Estados Unidos fue notificado la semana pasada que la Armada y la Infantería Naval de México están en línea para comprar hasta 5.5 millones de dólares en rifles automáticos fabricados por Sig Sauer.

Te puede interesar: Diputado promueve ley que permita el uso de armas en legítima defensa

El acuerdo podría ser controvertido porque en el pasado las armas vendidas a las autoridades mexicanas han llegado a manos de delincuentes.

La violencia de la “guerra contra el narco” se ha librado en gran medida con armas de Estados Unidos, importadas tanto legal como ilegalmente.

Las armas que contienen algunas partes o propiedad intelectual de los estadounidense se rigen por:

“las normas de control de exportaciones estadounidenses y requieren aprobación”.

Silencio, respecto a la venta de armas para el ejército de México

Sin embargo, ni Sig Sauer ni la embajada de México en Washington respondieron a las solicitudes de comentarios de los medios.

La empresa privada Sig Sauer Inc., con sede en New Hampshire, es el miembro más grande de L&O Holdings.

Este es un grupo empresarial mundial de fabricantes de armas de fuego que incluye a JP Sauer & Sohn y Blaser Gmbh en Alemania.

“Estamos restringidos por las leyes y regulaciones federales de confirmar el estado de las licencias de empresas o entidades estadounidenses o hablar sobre detalles específicos sobre casos de licencias de exportación de comercio de defensa individual”, dijo a Reuters un portavoz del Departamento de Estado.

Hay dos formas principales en que los gobiernos extranjeros compren armas a empresas estadounidenses:

  • Ventas comerciales directas negociadas entre un gobierno y una empresa.
  • Ventas militares extranjeras, donde un gobierno extranjero normalmente se pone en contacto con un funcionario del Departamento de Defensa en la embajada de Estados Unidos en su capital.

No obstante, cualquiera de estos trámites requieren la aprobación del gobierno de los Estados Unidos.

Para saber más: El crimen organizado tiene más armas que la policía