Ante la emergencia sanitaria, muchas personas han tenido la suerte de seguir trabajando desde casa. Pero, aunque parece más cómodo implica muchos retos.