Cada año, miles y miles de regalos son empaquetados y envueltos, algunos con moño y sobre ellos celofán.

Cada año, millones de familias se reúnen a cenar sobre platos, vasos y cubiertos desechables, con el fin de no perder tiempo en lavar los trastes.

Cada año, se talan miles de árboles que van a dar a diferentes casas por un periodo menor a un mes, después serán desechados con la demás basura, orgánica o inorgánica, da igual.

Cada año se preparan cientos y cientos y cientos de cenas dignas de manjar de reyes, desperdiciando lo que al niño no le gustó, lo que creemos que no durará, o simplemente desperdiciando en unas semanas lo que nunca se consumió.

Las fiestas decembrinas (técnicamente) están diseñadas para estar con los seres queridos, con la familia, para dar regalos en representación de la estima, para cocinar al gusto de todos los invitados, para convivir y pasar un buen rato (en México sabemos que se acompaña de alcohol… mucho alcohol), en fin, la Navidad es un gran evento entre grupo de amigos o en familia, por ello es que nuestra emisión de contaminantes es mayor, casi inevitable ¿o no?

Resulta que siempre podemos readaptar o revertir cualquier situación, por ello hemos creado un listado de oportunidades para cambiar aspectos agresivos con el medio ambiente y aunque no se cumplan todos, puedes realizar los que se te hagan más sencillos.

1.- Envuelve con papel reciclado o periódico

Explícale a tu familia por qué lo haces y entenderán de inmediato, ya que el regalo es el que cuenta, no el exterior (paradójicamente).

2.- Calcula porciones de comida

Entendemos que “más vale que sobre y no que falte”, pero hemos abusado, compremos exclusivamente lo que nos comeremos, no pensemos que lo que sobra (todo) se recalentará y se comerá en una semana, porque la realidad, la sabemos, es otra: toneladas de comida se tiran año con año.

3.- Toma alcohol, sí, pero separa tus botellas

Una opción es juntar el vidrio y separarlo para su desecho, pero también puedes hacer una selección de las botellas que más te gustan y darles un uso decorativo, con velas para eventos especiales.

4.- El legado de las tías ahora es de las nuevas generaciones

Equis, regala los regalos que no te gusten, al menos evitarás la producción de un producto y pondrás en ruta el objeto que a alguien sí le gustará, será sólo cuestión de tiempo.

5.- Evita comprar desechables

Lo sabemos, mucho de lo que se deja de contaminar al no comprar desechables, se va en agua que utilizamos para lavar trastes… sin embargo, es menor el impacto ambiental y si eres eficiente al lavar, no habrá que utilizar grandes cantidades de litros.