La industria del entretenimiento entre otras han sido de las más afectadas debido a la pandemia, pero mientras el deporte ha vuelto poco a poco a la “normalidad” a puerta cerrada, el panorama de los conciertos de música aún es desconocido.

Según el cofundador del festival de Lollapalooza, Marc Geiger, podría no haber festivales ni grandes conciertos como los conocíamos y vivíamos antes, sino hasta el 2022, cuando el coronavirus esté completamente controlado.

Sin duda, las medidas de higiene que se implementen al menos en México, condicionarán una nueva manera de asistir y disfrutar de la música en vivo, tales como una reducción en los aforos o desinfectar exhaustivamente los recintos.

Actualmente y a corto plazo se prevé continuar con dos iniciativas: la transmisión de eventos en línea y los autoconciertos”, esto para no poner en riesgo a los artistas o al público.