La minería en México está acabando con los recursos naturales y está despojando a comunidades de sus territorios.