Casi un tercio de la Tierra necesitará protección para el 2030,  y se deberá reducir la contaminación a la mitad para salvar nuestra vida silvestre restante, informa la ONU.