La cerveza es la reina del norte, pero en el sur de México su lugar lo ocupa el pozol, la bebida que domina a la hora del calor.

Un vaso frío de esta bebida en un día caluroso puede significar la gloria para muchos adeptos, no por nada encuentras puestos por todos lados.

Pero además es una opción saludable y nutritiva, ya que es una excelente fuente de energía, proteínas, fibra y calcio.

Se trata de un liquido espeso hecho a base maíz o cacao, que se consume principalmente en Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Yucatán.

Es sumamente hidratante y cuando se consume fermentado, aporta lactobacilos, que ayudan a equilibrar la flora intestinal.

Te puede interesar: Bebidas mexicanas con cacao

Todos estos beneficios hacen del pozol la reina de las bebidas para los habitantes de esta región de México.

¿Cómo se prepara el pozol?

Y aunque la receta ha pasado de generación en generación se sigue preparando de manera 100% artesanal, tal como lo hacían los antiguos mayas.

Pero existen diferentes variedades de pozol y sus ingredientes varían según el lugar en el que se prepare.

Los más comunes son el blanco, que tiene como único ingrediente el maíz; mientras que el pozol con cacao y el agrio se preparan con masa fermentada.

Ahora, sí, esta es la receta

Una vez que se han dejado claras las diferencias, lo segundo que tienes que saber es que hay que nixtamalizar el maíz, es decir, hervirlo con cal.

Después, cuando los granos se hinchan, se envuelven en hojas de plátano y se muelen en metate, en este paso se puede agregar el cacao, si se desea.

El resultado de este trabajo debe ser una masa que se bate en agua, si te quedan algunas bolitas sin disolver, no te preocupes, ya que se sirven con el pozol y pueden comerse.

Generalmente se sirve frío en jícaras y a veces se acompaña con hielos, y aunque algunos le agregan azúcar, la receta no lo requiere.

¡Ahora sí, a beber y disfrutar!

Sigue leyendo: Balché y Saká: bebidas sagradas mayas