¿Has sentido abuso de poder por parte de algún colaborador o incluso de tu propio jefe? Si te has puesto a pensar y llegaste a la conclusión de que en algún momento o en varias ocasiones, déjame decirte que el maltrato verbal en el trabajo se sigue multiplicando tanto en forma presencial como a distancia.

El maltrato verbal puede provenir de un superior o de un colaborador hacia otro, y consiste principalmente en las manifestaciones de manera verbal.

¿Sabías que el maltrato verbal corporativo es una forma de acoso laboral?

Dado que es una conducta que conlleva una agresión u hostigamiento de alguien sobre otros, se centra en menospreciar, insultar o perjudicar de alguna manera a otro, por ejemplo, la humillación pública o en privado.

Toma en cuenta que no se trata de un hecho eventual y muy esporádica subida de tono en una charla entre dos o más personas, o incluso un llamado de atención cuya forma pueda ser percibida como “fuerte” o “fuera de lugar”, estos pueden ser consecuencias del estrés o ritmo del trabajo que conlleve a una situación así.

Primeros auxilios

Es una realidad que en muchas empresas representan ciertos niveles de tensión, que en su mayoría son generados por el estrés , la competencia, la presión de los resultados y el ritmo de trabajo, la inseguridad interior de los líderes y colaboradores, los cambios y las transformaciones que terminan siendo liberadas a través de expresiones como el maltrato verbal.

Y muchas de esas acciones son consideradas dentro de las empresas como normal, como en el marco intrafamiliar, como si fueran “socialmente aceptados” haber maltrato verbal de distinto tono.

Cualquiera que sea el caso, lo ideal y más conveniente es saber frenar a tiempo esta situación, poner límites, no permitir en ningún momento ser maltratado o manipulado.

Impulsividad, un rasgo en contra para el liderazgo de hoy

Una forma rápida de poder detectar una posible situación de maltrato verbal, es sin duda con esta frase que suele ser utilizada por los head-hunters cuando perfilan al candidato de la empresa:

“El reporte directo (líder, jefe) es una persona sumamente ansiosa, extremadamente exigente con los demás, que no admite demasiados errores y que es tajante en tu forma de proceder”.

¿Te suena? No hace falta ser detective para darse cuenta que estamos ante un posible maltratador verbal. ¡Corre! ¡Aléjate de inmediato!

Por otra parte, si te encuentras en un entorno contaminado, lo ideal sería buscar ayuda profesional para reducir o disminuir ese tipo de conductas desde todos los niveles en la empresa.

Consejos para una persona afectada de maltrato verbal corporativo:

Promueve un cambio de posición si el maltrato persiste

Muchas personas se quedan calladas por miedo a perder su trabajo, pero al soportar dosis inusuales de maltrato puede llevar a graves afectaciones psicológicas. Pide un cambio de lugar de trabajo o en casos muy extremos, considera la posibilidad de renunciar o buscar una salida.

Evita el estallido emocional repentino

Si una persona logra la auto-regulación de las emociones, se puede evitar una respuesta violenta como el maltrato verbal en muchas empresas.

No normalices la situación


No importa que sea un colaborador o incluso tu propio jefe quien abusa de su poder para maltratar a los demás, no te adaptes a este tipo de situaciones, ya que estas acciones producen un desgaste enorme en la estructura psíquica de cada persona, llevándolo a contraer problemas serios de salud.

Evita expresiones generales

Si has escuchado frases como “eres un desastre”, “esperaba otra cosa de ti”, o “me defraudaste” intenta identificar el tono de voz de la otra persona y sus gestos para que todo fluya en concordancia y se pueda captar el sentido profundo de lo que se quiere transmitir.

Practica la comunicación no violenta en toda la organización

La comunicación no violenta es una forma sana de relacionarnos, privilegiándonos el poder escuchar asertivamente los comentarios de los demás y poder tener la capacidad de respuesta sin herir, denigrar o menospreciar a los demás.

No te quedes callado

Muchas de las situaciones no pueden poner en diferencia o desigualdad de una cosa respecto a otra por lo que se opta a guardar lo sucedido como un secreto. No dejes que eso te consuma, encuentra la vía apropiada para descargar tus emociones, desahogarte y reestablecer el equilibrio emocional.

 

¡Necesitamos ser más empáticos!