Expertos de la UNAM han advertido que la mala nutrición reduce el funcionamiento cognitivo y afecta la actividad cerebral. ¡Que no te falten nutrientes!