La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha emitido medidas para la protección de los pueblos originarios de la Península de Yucatán ante la emergencia sanitaria y pide a las autoridades federales detener la construcción del Tren Maya.

Pueblos indígenas y organizaciones civiles se dirigieron al organismo manifestando que dichos trabajos de construcción aumentan la posibilidad de contagios entre los habitantes de la región y los trabajadores; violan sus derechos a la salud, a la integridad personal y la vida.

Es por eso, que la CNDH se dirigió al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), para que las obras del tren sean suspendidas en carácter urgente.

Quizás también te interese: GOBIERNO FEDERAL PRESENTA TRES ETAPAS PARA EL REGRESO A LA “NUEVA NORMALIDAD”