La cocina maya es considerada como una de las más sabrosas dentro de México. ¿Pero qué comían o qué ingredientes utilizaban para darle ese toque particular?

La Península de Yucatán es conocida por ser la tierra de mayas y por ende, los que habitan en la parte sur del país saben que la gastronomía local viene de la cultura maya, hoy en día muy mezclada con ingredientes hispánicos y ampliada con elementos de otras regiones.

Como bien sabemos, la gastronomía es parte fundamental de cada región, la cual permite darnos una idea de cómo es la vida en cada lugar debido a los ingredientes empleados en los platillos.

Incluso, pudiéramos decir que la comida es un medio de transporte estático con el cual podríamos dar la vuelta al mundo.

Cocina maya, un misterio en la gastronomía

A parte de ser unos expertos de la cocina, los pobladores mayas se caracterizaban por ser integrantes de una de las culturas prehispánicas más emblemáticas de México, así como ser grandes astrónomos, creadores de sorprendentes calendarios astrológicos, amantes del cacao, entre otros.

Eran una sociedad agrícola, conocidos como los “hombres del maíz”. De acuerdo con las creencias mayas, el hombre proviene del maíz, pues con su masa se creó la humanidad.

El maíz, parte inherente de la vida maya

cocina-maya-ingredientes

Como bien mencionamos, el maíz era un ingrediente muy importante para ellos, era la base de su alimentación diaria. Pero también está relacionado a sus grandes avances astronómicos y calendáricos, su religiosidad y arquitectura, y es el material con el que los dioses formaron sus huesos y músculos.

Toda su vida giraba en torno al maíz, era el epicentro del mundo maya. Ellos eran básicamente agricultores, dependían de la agricultura para su subsistencia, especialmente la agricultura aplicada al cultivo del maíz.

El término “maíz” fue introducido cuando llegaron los españoles, quienes lo tomaron de Haití, en las Antillas.

En maya-yucateco, el maíz en planta, en elote y en mazorca se le denominan nal; al grano se le denomina ixi’im y al grano o mazorca que se selecciona para semilla, se le denomina inah /i’inaj/.

Los campesinos también llaman a los diferentes elotes Gracia.

Maíz no es uno, sino muchos personajes, ya que representa diversidad. Dependiendo del ciclo de maduración, variantes en color, así como el grosor o tamaño, su nombre varía.

Por eso, el maíz está presente en ceremonias, en la milpa, en sus paisajes y mediciones.

Frijol, fuente de proteína

cocina-maya-ingredientes

Otro de los elementos indispensables en la dieta de los mayas y fuente principal de proteína era el frijol, que en lengua maya se dice “bu’ul”; el cual machaban y untaban en tortillas para hacer tacos.

También lo consumían cocido en caldo, como harina y como pasta para relleno de tamales que eran envueltos con hojas de Maxán, una planta de hoa ancha y alargada que también es conocida como hoja de tamal.

Chile, propiedades curativas

cocina-maya-ingredientes

Después de consumir solo maíz y frijol, los mayas también degustaban de frutas, por lo que consideraban al chile como una de las más importantes, ya que su variedad les permitía una amplia realización de alimentos.

Para los mayas, el chile tenía el nombre de su deidad cósmica llamada, Zak Tzyiz, se deriva de ak’hierba y tzir’picar.

En Yucatán, el chile Capsicum chinense es comúnmente llamado “habanero”. Este chile se encuentra distribuido en toda la Península, donde se observan diferentes formas, colores y tamaños del fruto.

El chile habanero destacaba en sus propiedades curativas, pues era auxiliar en el tratamiento de resfriados por su alto contenido de vitamina C. Ayudaba a fortalecer el sistema inmune, contiene antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular y así evitar signos prematuros de la edad.

Entre la población actual, al chile se le siguen atribuyendo propiedades mágicas. Muy posiblemente aún arraigadas en concepciones vigentes.

Su presencia colgada en las puertas de las casas basta para conjurar cualquier influencia maligna; se le utiliza, en combinación con otros elementos, para curar el “mal de ojo” y forma parte de amuletos que protegen de asechanzas a quien los porta.

Si visitas Yucatán no olvides probar las salsas hechas a base de auténtico chile habanero.

Sin duda existe una gran diversidad de ingredientes que utilizaban los mayas como base para la realización de diferentes platillos y así contribuían a la cocina maya. Su comida realmente aprovechaba cada recurso alimenticio que ofrecía la región.

¿Cuál es tu platillo favorito e la cocina maya?

Te recomendamos: COCHINITA PIBIL: EL SECRETO DETRÁS DEL MANJAR DE LA PENÍNSULA DE YUCATÁN