Cuando escuchamos “cochinita pibil” inmediatamente nos trasladamos a la Península de Yucatán. Este platillo es considerado típico del estado de Yucatán y la verdad es que es muy fácil de preparar.

Para degustar este platillo ya no hay necesidad de trasladarte hasta Yucatán, pues actualmente lo puedes encontrar en diferentes restaurantes o puestos ambulantes en cualquier parte de México.

Si todavía no forma parte de tu top 10 de comidas favoritas, es porque seguramente no has encontrado el lugar perfecto para degustarla.

La cochinita pibil se puede disfrutar de varías maneras: tortas, tacos, panuchos, etc. Pues no está peleada con la gastronomía mexicana.

Lo que hace exquisito este platillo es su forma de preparación, pues su forma clásica es debajo de la tierra en un horno llamado “pib”.

¡Tranquilo! No te angusties, no tendrás que cavar 3 metros bajo tierra para cocinarla.

Aunque pareciera que su preparación es sencilla: marinar carne de cerdo con una mezcla de achiote y especies llamada recado, y cocinarla lentamente, tiene su chiste.

Historia de la cochinilla pibil

Cuenta la leyenda que los pobladores prehispánicos fueron los que integraron la cochinita pibil a nuestro menú, y que fue pasando de nuestros tararabuelos, bisabuelos, abuelos hasta llegar a nosotros.

En la época prehispánica se acostumbraba preparar este platillo como ofrenda de importantes celebraciones, principalmente para el Día de Muertos conocido como el Hanal Pixan. 

Antes de utilizar carne de cerdo, se utilizaba la carne de venado, pecarí, faisán o pavo de monte para preparar la cochinita pibil. Pero no fue hasta la llegada de los españoles que se introdujo el cerdo para la realización de no solo este platillo, sino de varios.

Actualmente se prepara de diferentes formas como tacos o tortas pero la base sigue siendo la misma. Te seguimos contando…

El secreto de la cochinita pibil

Dependiendo de la región en la que te encuentres y el tipo de cocción que se utilice, será el resultado del sabor de la cochinita.

Como mencionábamos anteriormente, existen diferentes formas para cocer la cochinita, ya sea en horno, estufa, al carbón, a la leña o bien como lo preparan los yucatecos en horno de tierra llamado “pib”, que significa “horneado en”.

Cochinita-pibil-Península-de-Yucatán

Pues el horno pib alcanza temperaturas de hasta 200 grados centígrados y, a través de ese método de cocción, la carne queda suave y manejable.

Pero, te tengo una buena noticia. No importa cuál método elijas, el secreto de este platillo y para que sea un éxito a la hora de sentarte a comerlo, es el achiate.

Te estarás preguntando ¿Qué es? Déjame contarte rápidamente…

El achiote es un árbol proveniente de Americas Central y México, produce un fruto que parece una cápsula de 5 centímetros aproximadamente.

Cochinita-pibil-Península-de-Yucatán

Cuando llega a su etapa final de crecimiento -es decir, cuando madura- le salen unas semillas rojas que se mezclan para formar una especie de pasta anaranjada y sirve como condimento para muchos platillos.

Con el achiote se prepara el recado, que es una mezcla de especies y hierbas que funciona como salsa o marinada. 

Existen varios tipos, pero la mezcla de achiote, naranja agria, ajo, cebolla, orégano, pimienta, clavo y otras especias es el corazón de las recetas de cochinita… ¡Uff!

Hoy en día ya existen pastas preparadas que son muy útiles y que si hay falta de tiempo o experiencia en la cocina, también te serán de gran ayuda.

Los mayas utilizaban este fruto como repelente de insectos, colorante de tejidos y pintura corporal durante sus rituales y ceremonias.

Recuerda que cada familia tiene su versión y hay variaciones en los recados para marinar el cerdo que hacen toda la diferencia. 

Para saborearlo aún más, se acompaña con cebollas moradas encurtidas o salsa xnipec, la cual está hecha con naranja agria, cebolla, cilantro y chiles habaneros.

Ahora que ya sabes el secreto de la cochinita pibil, con esta receta te transportaremos directamente a la Península de Yucatán, donde este platillo es uno de los más degustados de la gastronomía mexicana. 

Aquí te dejamos la receta ¡Muy fácil de preparar!

Ingredientes
  • 2 hojas de plátano, pasado por la flama para ablandarlo
  • 1 1/2 kilos de pierna de cerdo
  • 1/2 kilos de lomo de puerco con costilla
  • 200 gramos de pasta de achiote
  • 1/2 tazas de jugo de naranja, dulce
  • 1/2 tazas de vinagre blanco
  • 1/4 cucharaditas de comino en polvo
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharadita de pimienta blanca
  • 1/2 cucharaditas de pimienta negra
  • 1/2 cucharaditas de canela
  • 5 pimientas enteras, molida
  • 2 dientes de ajo, exprimidos
  • 1/2 cucharaditas de chile piquín
  • 1 cucharadita de sal
  • 125 gramos de manteca de cerdo, derretida
Preparación
  • Corta la carne en trozos de unos 5 cm y colócala en un recipiente. Diluye el achiote en el jugo de naranja y vinagre.
  • Agrega al jugo de naranja las especias y el ajo. Vacía este líquido sobre la carne, tapa con un paño y marina en refrigeración por lo menos durante 5 horas, de preferencia marinar toda la noche.
  • Precalienta el horno a 165°C (325 F). Sostén las hojas de plátano directamente sobre el fuego durante unos minutos hasta que se ablanden. Forra una charola o recipiente con las hojas de plátano, dejando que sobresalgan para poder envolver la cochinita. 
  • Coloca la carne, la marinada sobre las hojas y baña con la manteca de cerdo derretida. Dobla los extremos de las hojas para que no se quemen. Cubre con papel de aluminio.
  • Hornea durante 2 horas o hasta que esté tan suave que casi se desbarate. Si no está suficientemente tierna, regresa al horno durante 30 minutos más.
  • Tres horas antes de servir, prepara la salsa de cebolla morada.
Cochinita-pibil-Península-de-Yucatán

La cochinita pibil es una explosión en el paladar, es uno de los pocos platillos con tantos sabores que es capaz de generar sensaciones únicas. 

Su toque dulce, picante y ácido lo hace perfecto para comerlo con tortilla o en torta.

Ahora si, ¡A comer! Y en maya, ¡JAANAL!

Te recomendamos: LA PANDEMIA CAMBIÓ NUESTRO CONSUMO: MEXICANOS BUSCAMOS AHORRAR HASTA EN LAS MARCAS DE COMIDA