En un lejano 1886, la Coca Cola surgió como un jarabe que ayudaba a la salud pues “hacia bien a la digestión y aportaba energía”… pero los investigadores han encontrado todo lo contrario.