La famosa empresa de entretenimiento y la mayor productora de teatro del mundo, Cirque du Soleil Entertainment Gruop, anunció que debido al brote de COVID-19 -que obligó a cancelar espectáculos y despedir a artistas- el circo solicitó protección bajo la Ley de Acuerdos de Acreedores de Empresas (CCAA, por su sigla en inglés).

A través de un comunicado, la compañía de entretenimiento canadiense presentó un acuerdo con sus actuales accionistas -incluidos TPG Capital, Fosun International Ltd y Caisse de depot et placement du Québec- para asumir pasivos del circo y el grupo invertirá 300 millones de dólares.

Además, Investissement Québec facilitará 200 millones de dólares en financiamiento de deuda como parte de la inversión.

Daniel Lamarre, presidente ejecutivo, detalló que “con cero ingresos desde el cierre forzado de todos nuestros shows debido al COVID-19, la gerencia tuvo que actuar decisivamente para proteger el futuro de la compañía”.

En marzo, la compañía despidió a más de 4 mil personas, lo que representa el 95% de sus empleados y suspendió temporalmente sus shows en Las Vegas, una de sus áreas más destacadas.

Cabe mencionar que la CCAA es una ley federal de Canadá que permite a grandes corporaciones reestructurar sus finanzas y evitar la bancarrota. Se espera que la solicitud CCAA del circo sea atendida por el Tribunal Superior de Quebec.