De acuerdo con un descubrimiento realizado por investigadores de la Universidad del Nordeste de Boston, una rata de laboratorio puede vivir el resto de su vida sin cerebro.

El hallazgo se produjo cuando el Dr.Caig Ferris escaneaba los cerebros de ratas muy viejas, y cuando analizaba el monitor se percató que una rata nombrada “R222” no tenía masa encefálica.

La explicación

El pequeño roedor había sufrido hidrocefalia, lo que significa que su cerebro se comprimió y colapsó a medida que su cráneo se llenaba de líquido, provocando que las funciones que cumplía el órgano se distribuyeran y reubicaran en otras áreas evitando ser absorbidas por el líquido, salvándole la vida.