El creador de los primeros bebés en el mundo “editados genéticamente”, el científico He Jiankui, fue sentenciado por un tribunal chino a tres años de prisión y una multa de tres millones de yuanes, equivalente a 430,000 dólares.

En noviembre del 2018, por medio de un informe, Jiankui anunció que utilizó tecnología de edición de genes conocida como CRISPR-Cas9 (en inglés Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats) para cambiar los genes de unas gemelas que se encontraban en fase de gestación, y que, según fuentes, habrían nacido a finales de octubre o principios de noviembre.

Las gemelas Lulu y Nana nacieron como resultado del experimento llevado a cabo por un equipo liderado por el Dr. He, manipulando el genoma de los embriones para que presentaran inmunidad a la infección por VIH.

Implantar un embrión modificado genéticamente en el tracto reproductivo humano o animal está prohibido.

La utilización de “tijeras moleculares” podrían afectar el patrimonio genético de toda la humanidad.

El equipo de Jiankui se dio cuenta de que uno de los embriones presentó una “posible mutación” en un cromosoma que no formaba parte del objetivo del experimento, lo que significa que los bebés podrían presentar mutaciones no previstas.

Sin embargo, resultados muestran que la cognición, el aprendizaje y la memoria de las gemelas mejoró accidentalmente, pero otro estudio publicado en el pasado mes de junio halló que la esperanza de vida habría sido reducida en 21% a causa de la manipulación genética.