De acuerdo con el director de la Unidad de Ciencias del Agua (UCA) José Adán Caballero Vázquez, cada vez se agrava el deterioro en la calidad del agua en arrecifes y la reducción de la biodiversidad es más notoria en Cancún.

Con el propósito de mejorar la metodología para la conservación de la barrera coralina del caribe mexicano, se llevó a cabo un Diplomado para el Manejo Adecuado de Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales como Herramienta para Mejorar la Salud del Arrecifal Mesoamericano (SAM) en el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

En los últimos años, el arrecife de coral mesoamericano se ha deteriorado y hoy es día es amenazado por el síndrome blanco, enfermedad que se propagó a lo largo de 450 kilómetros de la costa del caribe en el 2018, y que a su vez afecta a más de 22 especies, causando la pérdida de un 30% del coral.